Construir la sociedad comunista es la tarea histórica del proletariado revolucionario

Para hacer realidad la revolución proletaria mundial no hay otro camino que trabajar en la dirección de reconstituir ideológica y políticamente el comunismo. No podemos dar como cierto todo lo que en nombre del marxismo-leninismo se ha hecho pasar como parte de las columnas de la teoría por la revolución proletaria; por ejemplo el tipo de partido o sujeto revolucionario.

El Ciclo de Octubre ha llegado a su fín y, con ello, determinadas premisas que le han acompañado y que han quedado demostradas como incompletas o incorrectas, tal como que el proletariado es la clase revolucionaria, sin tener en cuenta que sólo una parte de la clase lo es, es decir, la parte que constituye el movimiento revolucionario. La constitución de la vanguardia es el bastión sobre el que recae dicha tarea, a la vez que la construcción del sujeto de la revolución por el socialismo.

Por eso entendemos que es sobre ello en donde debe recaer todos nuestros sentidos y esfuerzos para hacer realidad la tendencia histórica sobre la que se debate el imperialismo: la revolución proletaria mundial, donde se incluye tanto la reconstitución del partido de nuevo tipo en cada país de acuerdo a su realidad histórica como el movimiento revolucionario a nivel mundial que coordine y dirija la praxis revolucionaria del proletariado. Ello significa la lucha consecuente contra todo tipo de revisionismo y oportunismo.

 

Revista Nuestra Clase nº 2

                                             E d i t o r i a l  La marcha contradictoria que caracteriza al desarrollo del régimen capitalista de producción se agudiza en la fase imperialista del capital por el sello que le imprime el funcionamiento y dominio del capital monopolista en dicho desarrollo, lo que provoca grandes transformaciones sociales con sus respectivas […]